© 2014 by José Ney Collections

“El ardid del fotógrafo es.... publicado en 1996 en la Revista "La Fotografía" España.

November 5, 2014

“El  ardid  del  fotógrafo  es  trasladarnos a un siglo con  tal  eclecticismo 

que  pudiera  ser perfectamente un  siglo de alucinaciones”

 

A veces  no sabemos encontrar cuanto de ingenio y talento tuvo que desplegar el artista. Puede que una imagen sea valiosa porque el acontecimiento es, en sí mismo, fotografía. En la obra de Ney,  las escenas son en ocasiones irrelevantes, sin embargo él activa su lente y persigue la lírica de una jornada convirtiendo – y es aquí donde hay estatura de artista – la estampa efímera en hechos trascendentales, casi noticiosos.

 

Es su visión de la realidad lo que dimensiona su obra. Su encuadre y composición son de rigurosa manufactura estética, así como las imágenes retóricas que es capaz de crear a partir de un texto visual cuya poesía se ha maltratado por la premura de los relojes y que él recupera con paciencia artesanal.

 

Su  preocupación es siempre el hombre, su mundo y su trabajo por transformarlo, así como el entorno espiritual y material que define su comportamiento. Aunque no está exenta de humor, no considero que la risa sea la respuesta inmediata del público ante su obra, tal vez sólo esbocemos  la casi sádica sonrisa de la Gioconda cuando descubrimos la sutileza del artista para atrapar la cotidianeidad de una cotidianeidad de una labor o la fusión sugerente de los elementos en el espacio. Pienso en aquella estatua que parece huir ante la señal de tránsito que indica el paso de los peatones y que nos trae varias lecturas.

 

Su agudeza para descubrir fotografías en todo cuanto mira…Devolviendo a la realidad adormecida y fugaz una realidad superada por la grandeza creadora de quien sabe amarla bien.

 

Esta muestra no necesitaba palabras de catálogo, merecía estar desnuda de cualquier texto. Ella es, millones de apalabras apresadas, atando un discurso de evocaciones. Cada fotografía más que una historia, parece contarnos una leyenda con hálito de contemporaneidad. Escenas de todas partes, de todos los tiempos, en cualquier lugar, que únicamente retornan al presente para aventurarnos un nuevo siglo tan alucinado y tremendamente humano como el que germina dentro de nosotros.

 

Yanitzia Canetty

 

Curadora / crítica de arte / President at Cambridge BrickHouse, Inc.

 

 

 

Please reload